El Pacto de Membresia, Parte III

La Expresión Externa De Una Dedicación Interna

Así como la circuncisión es para el judaísmo y el bautismo en agua es para el reino de Dios, el pacto de membresía es para la Iglesia. El tomar el pacto es la expresión externa que da paso a una dedicación interna.

"El pacto de membresía es una completa sumisión de la voluntad de un individuo y sus deseos a la de Dios...." El pacto externo es el resultado de la entrega interna a la Palabra de Dios. El pacto de membresía en la Iglesia de Dios se expresa al presente como sigue:

"¿Promete usted sinceramente en la presencia de Dios y de estos testigos, que acepta esta Biblia como la Palabra de Dios-creer y practicar sus enseñanzas correctamente divididas-el Nuevo Testamento como su única regla de fe y práctica, gobierno y disciplina, y andar en la luz a su mejor conocimiento y habilidad?" La contestación afirmativa compromete al individuo a la completa aceptación de la divina Palabra de Dios.

Aunque la expresión externa del pacto es extremadamente importante, la dedicación interna a la Palabra de Dios de por sí es la clave del pacto. El pacto de "membresía de por sí solo no asegura la salvación personal, pero esto no disminuye la importancia del pacto". El acto externo de la circuncisión y el bautismo en agua son importantes, pero son significativos únicamente si la dedicación interna está presente. El pacto exterior podría variar en algo, como ha variado en realidad, pero la dedicación interna es siempre la misma. A pesar si bien el pacto externo que se le administró a A. J. Tomlinson en el 1903 fuera o no-"¿Tomará usted esta Biblia como la Palabra de Dios, creer en ella y practicarla, obedecer sus preceptos y andar en la luz así como Dios está en luz?" el pacto usado hace unos diez años más tarde-"¿Promete usted sinceramente ante Dios y estos testigos que tomará esta Biblia como su guía, el Nuevo Testamento como su regla de fe y práctica, gobierno y disciplina, y andar en la luz a su mejor conocimiento y habilidad?" el pacto que es usado hoy el cual apareció por primera vez en las Minutas de la Asamblea del 1937 "¿Promete usted sinceramente en la presencia de Dios y de estos testigos, que acepta esta Biblia como la Palabra de Dios-creer y practicar sus enseñanzas correctamente divididas-el Nuevo Testamento como su única regla de fe y práctica, gobierno y disciplina, y andar en la luz a su mejor conocimiento y habilidad?"

La entrega interna siempre ha sido la misma-una total entrega a la divina Palabra de Dios. Los creyentes con el pacto de membresía en la iglesia del primer siglo. Aunque las palabras exactas del pacto externo de hoy 10 pueden ser halladas en el Nuevo Testamento, la entrega interna del Pacto es definitivamente consistente con todo el Nuevo Testamento. La correspondencia entre el pacto y los miembros de la Iglesia en el primer siglo no es más difícil de hallar en las Escrituras del Nuevo Testamento que las reales experiencias de la conversión y santificación del reino en las vidas de los mismos individuos. La Biblia no declara específicamente ninguna de las tres ocurrencias mencionadas arriba. No obstante, las tres están definitivamente implicadas en los escritos del Nuevo Testamento. De seguro que el pacto de membresía de la Iglesia está mucho más documentado bíblicamente que la creencia ficticia de una iglesia invisible. Aunque el pacto actual no fue expresado cuando Jesús llamó "a sí a os que quiso" (Marcos 3:13, Lucas 6:13), se sobreentiende el pacto de membresía. Las partes que toman el pacto, las responsabilidades y las bendiciones son definitivamente declaradas en estos pasajes bíblicos. El diálogo exacto entre Jesús y los doce no fue registrado; no obstante, los resultados de ese llamamiento, ordenación y organización de los doce, han sido pasado adelante a las generaciones siguientes.

Después de reunir a todos Sus discípulos, Jesús escogió a doce de entre todos ellos (Lucas 6:13). El, como siempre, inició las estipulaciones especiales del pacto. Los doce respondieron a ese llamamiento con su total entrega a El. Una total entrega que quizás no fue comprendida globalmente hasta después del día de Pentecostés; no obstante, una total entrega que fue tan lejos como su conocimiento y habilidad para el tiempo en que necesitaban salir a llevar la comisión. Probablemente no había diferencia entre los doce y la "compañía de sus discípulos" (Lucas 6:17) en relación a la salvación personal o referencia en Cristo, pero ellos fueron llamados a una función completamente diferente. Ellos fueron ordenados para "estar con él", para salir a predicar", para "sanar enfermedades" y para "echar fuera demonios". (Marcos 3:14, 15) Ellos estuvieron organizados para la preparación de 1a supervivencia del ministerio de Cristo después de Su partida. De seguro que ellos fueron comisionados para hacer exactamente lo que a nosotros les comisiono (Mateo 28:19, 20). Ellos estuvieron totalmente entregados a la Palabra encarnada. El acto de formalmente venir a ser un miembro de la Iglesia, es 1mbién implicado por Lucas en los Hechos: "Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados: y fueron añadidas á ellos aquel día como tres mil personas". (Hechos 2:41)

Después de Pedro predicar un poderoso mensaje: "los que recibieron su palabra, fueron bautizados: y fueron añadidas a ellos aquel día como tres mil personas". De hecho, la Iglesia primitiva aumentó en miembros diariamente, conforme lo registró Lucas en Hechos 2:47: "Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos". A pesar de 1ál fuera la ceremonia externa, los creyentes eran añadidos a la Iglesia después que experimentaban la salvación.

Efesios declaro: "Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, Y se allegará a su mujer, y serán dos en una carne. "Este misterio grande es: mas yo digo esto con respecto a Cristo y a la iglesia". (Efesios 5:31, 32)

Uno de los temas centrales de la epístola a los efesios es la siguiente exhortación de Pablo: "De reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos ... ". (Efesios 1:10) El sigue diciendo que Cristo edificaría "en sí mismo los dos (Judíos Y gentiles) en un nuevo hombre (la Iglesia de Dios) ... ". (Efesios 2:15)

Luego declara: "Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, Y se allegará a su mujer, y serán dos en una carne". Los judíos creyentes Y los gentiles creyentes serían unidos juntamente, así como el hombre Y su mujer se unen en santo matrimonio, para formar la Iglesia de Dios. Sea cual fuere el acto de la ceremonia conyugal, toda cultura tiene una ceremonia o rito externo o pacto, ya sea simple o elaborado, el cual simboliza la unión interna de dos en uno. Todos los judíos o gentiles creyentes son unidos a la Iglesia de Dios a través de un rito externo o pacto, simbolizando la total entrega interna a la Palabra.

La Iglesia de Dios es una institución divina bajo la providencia de Dios. El pacto de membresía es un voto hecho a Dios, el cual no deberá ser tomado libiamente. El guardar este voto es, como lo fue el pacto de Sinaí para Israel, el medio por el cual la salvación y bienestar individual es asegurada. Dios inició el pacto, y el hombre, al responder con su rito externo, está expresando la devoción interna a la Palabra. La Iglesia es la Iglesia porque ella ha aceptado el pacto con Dios para obedecer y hacer todo lo que El ha hablado. "La meta de la Iglesia es que toda persona nacida de nuevo sea unida al cuerpo de Cristo--en un 'pacto perpetuo'-a fin de llevar a cabo el gran programa de Dios y 'presentar a todo hombre perfecto en Cristo Jesús.'"

Haga clic aquí para la parte I
Haga clic aquí para la parte II
Referencia Parte IiI a "HISTORIA Y GOBIERNO" Revisado 1985. Derechos de autor 1977 Por La Casa De Publicaciones E Imprenta Ala Blanca Cleveland, Tenesí, E.U.A.