OTROS SERMONES

Sermones de La Iglesia de Dios

Mientras eran estudiantes del Instituto de la Biblia Moody de Chicago a principios de la década de 1930, los estadounidenses John Stam y Betty Scott sintieron individualmente el llamado de Dios para servir como misioneros en China. El país fue esclavizado por el culto a los ídolos y destrozado por un violento levantamiento comunista. Después de llevarlos por separado a China, el Señor unió sus vidas en matrimonio y en un ministerio compartido. Pero solo tres meses después del nacimiento de su hija, Helen Priscilla, John y Betty fueron capturados por rebeldes comunistas. El notable rescate de Helen del peligro la llevó a ser apodada "La Bebé Milagrosa." Este poema fue escrito por Betty Stam, justo antes de ser martirizada junto con su esposo en diciembre de 1934. Ellos fueron exhibidos desnudos en el centro de la ciudad, conducidos a la plaza de la ciudad donde el régimen comunista obligó a todos a mirar. Allí fueron decapitados para que todo el mundo los viera. El testimonio poderoso de los Stam fue llevado por todo el mundo por periódicos seculares que presentaron historias de primera plana sobre la fe, la dedicación y el martirio de la joven pareja. Como resultado de su muerte, muchos incrédulos se convirtieron a Cristo y el sacrificio de los Stam movió a muchos cristianos para convertirse en misioneros. Encontraron esto en las pertenencias de la hermana Stam después de su muerte.

"Y muchas gentes iban con él; y volviéndose les dijo: Si alguno viene á mí, y no aborrece á su padre, y madre, y mujer, é hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su vida, no puede ser mi discípulo. Y cualquiera que no trae su cruz, y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. Porque ¿cuál de vosotros, queriendo edificar una torre, no cuenta primero sentado los gastos, si tiene lo que necesita para acabarla? Porque después que haya puesto el fundamento, y no pueda acabarla, todos los que lo vieren, no comiencen á hacer burla de él, Diciendo: Este hombre comenzó á edificar, y no pudo acabar. ¿O cuál rey, habiendo de irá hacer guerra contra otro rey, sentándose primero no consulta si puede salir al encuentro con diez mil al que viene contra él con veinte mil? De otra manera, cuando aun el otro está lejos, le ruega por la paz, enviándole embajada. Así pues, cualquiera de vosotros que no renuncia á todas las cosas que posee, no puede ser mi discípulo" (Lucas 14:25-33).

En otras palabras, no va a ser fácil. Usted tendrá que poner su amor por Dios por encima de sus cosas más preciadas, su familia, incluso su vida. Si usted no ha decidido hacer eso, se doblará bajo las presiones que están aumentando.

Cuando el ministro metodista James Calvert, quien vivió entre 1813 y 1892, salió como misionero a los caníbales de las Islas Fiyi, el capitán de la nave trató de regresado, diciendo, "Perderás tu vida y la vida de los que están contigo si vas entre tales salvajes." A eso, Calvert respondió, "Morimos antes de venir aquí." Debido a esto, James Calvert fue testigo de maravillosos triunfos del cristianismo durante su tiempo allí, incluida la conversión del rey de Fiyi. En su edad avanzada regresó a Inglaterra, donde supervisó la impresión de toda la Biblia en el idioma fiyiano.

¿QUÉ HARÍA USTED SI NO TUVIERA TEMOR?

Por favor ore- se están abriendo las puertas en las Islas Salomón, y también en Ramallah en Rivera Occidental, Israel.

Contactenos